COLISIÓN KIRCHNERISTA

12 May

Sábado, 4:38 de la tarde, estacionamiento UGC de Haedo. Me subí al auto distraída y apurada por llegar a mi siguiente compromiso y di marcha atrás para sacarlo creyendo que contaba con todo el espacio disponible desde el culo de mi auto hasta la pared opuesta. Pero no: alguien había decidido acortarme ese espacio estacionando ahí su auto. Me lo comí, de lleno y de atrás. Recién cuando sentí el golpe miré por el espejito retrovisor y vi que no había chocado mi auto contra la barrera de fierro, como creí, sino contra otro auto. La reputísima madre que lo re mil parió, ¡QUÉ BOLUDA! Bajé a ver el daño. Suponía que mi Palio se había llevado un buen machucón. Pero no, lo de mi auto fue una lesión leve; el auto blanco sufrió un traumatismo grave: tenía semihundida la puerta del conductor. Se disparó la alarma del chocado, y yo miré para todos lados esperando que el dueño —aquí peco de machista: vi un auto grandote, blanco, nuevo, y me dije: “Es de un tipo”— que el dueño acudiera al llamado de su bebé y a cagarme a puteadas cuando viera lo que le había hecho. La alarma paró sin que nadie se hiciera presente. “¡Y ahora, ¿qué hago?!” Sí, salir corriendo sin dejar rastros para que nadie se enterara de lo que había hecho fue una opción. Pero ¿y si me hubieran chocado a mí…? “Dejale un papelito con tu teléfono así te llama”, me dijo Silvia que por suerte estaba en la escena del choque y vio mis movimientos torpes de “¿Qué hago? ¿Qué hago?”. Y sí, Julieta, hay que hacerse cargo de las responsabilidades de uno, ya somos adultos, ¿no? Así que anoté mi celular en un papelito —creí que dejarle una tarjetita profesional no daba— y se lo enganché en la puerta chocada.

Me fui a mi compromiso, y el resto del fin de semana transcurrió con normalidad.

Lunes, 8:14 de la mañana, la cama de mi casa. Me desperté con una llamada perdida (bueno, en realidad la vi cuando volví del baño). Me habían dejado un mensaje de voz que se veía cortado en un mensaje de texto: “Buen día, Julieta, habla Cristina…” Y mi primera reacción fue: “Me llama la presi???!!! ¿Será que quiere comprobar si estoy cumpliendo con mis deberes ciudadanos…?”. Un poco temprano para mí, Cris, que no suelo estar despierta hasta después de las 9. Llamé al buzón de voz para escuchar el mensaje completo. La Cristina que llamaba resultó ser “el dueño” de la Eco Sport que yo había chocado. ¿Me llamaba tan temprano para vengarse? Lejos de putearme por mi —estúpido— error de cálculo, me agradecía que le hubiera dejado el teléfono para poder ubicarme. La llamé para intercambiar los datos de los seguros y los autos. Le pedí yo también el número de su patente para hacer la denuncia en mi seguro. Me dijo que empezaba con “N”. Yo no oí bien y, para evitar confusiones entre “N” o “M” que suenan muy parecidas —sobre todo a las 8:30 de un lunes—, le pregunté: “¿Es ‘N’ de ‘Néstor’…?”. No había terminado de decirlo, que ya estaba arrugando la frente y palmeándome la cabeza —de nuevo, ¡boluda!—. Lo único que faltaba es que fuera fan de TN y me puteara, no por el choque, sino por kirchnerista… Por suerte, solo aclaró que era “N” de “nene”. Y sí… Terminó siendo una mina divina —al menos por teléfono— la Cris.

En fin, creo que el cierre es un final tranquilo (feliz no porque la mina tiene que arreglar su auto, y a mí el seguro no me cubre nada…). Y si hay algo que aprendí de esto es, no tanto que las buenas acciones se valoran, sino que ¡la política sí que está en todos lados!

Anuncios

Una respuesta to “COLISIÓN KIRCHNERISTA”

  1. Sebastian 13 mayo, 2014 a 13:10 #

    Fanática K! verguenza me das..

Escribime que me gusta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: